miércoles, 9 de enero de 2019

Cómo ayudar a una persona infértil (Escucha Activa)


Desde que la infertilidad llegó a mi vida, tardé mucho en asimilarla, mi autoestima se vio dañada hasta límites insospechados y fue bastante duro de asumir. Hoy en día me veo a mí misma como una persona mucho más fuerte que la que empezó en este proceso y me siento muy orgullosa de mí misma, de mi pareja y del camino que hemos recorrido juntos.

Creo que la palabra resiliencia define muy bien quienes somos los infértiles: mujeres y hombres que lejos de dejarnos vencer por las circunstancias que nos abaten, nos levantamos una y mil veces de cada caída y salimos fortalecidos.

Bueno, que me voy por las ramas. Hoy no quería hablaros sólo de mi palabra favorita, sino de lo que un curso con Antonio Guijarro sobre Escucha Activa me aportó como aprendizaje aplicable al día a día y también en la manera de afrontar la infertilidad. Os daré algunas pinceladas con mis palabras y mi percepción, pero si tenéis oportunidad de asistir a uno de sus cursos y escucharlo en persona, no os arrepentiréis, os lo aseguro.

Partimos de la base de que en la sociedad en la que vivimos, el fallo es considerado como algo a evitar e incluso esconder y no asumimos ni los propios, ni los ajenos. Tenemos a veces miedo de atrevernos para evitarlo y no nos damos cuenta de que equivocarse es parte del aprendizaje de la vida y la única manera de que cada paso conseguido se valore en su máxima expresión.


Fotolog.com

Por otra parte, a veces es duro asumir un diagnóstico que produce infertilidad (o incluso más la infertilidad en sí sin diagnóstico), pero como dice Guijarro, cuando uno acepta su sombra, ésta se ilumina y para moverse a cualquier parte, primero hay que aceptar donde se está, porque ese el punto donde tienes que partir sea cual sea el destino.
Éste es el punto de partida, la aceptación de uno mismo con sus sombras, sus fallos y su situación en el espacio en ese momento.
Pero ahora bien, muchas veces tenemos choques con personas de nuestro entorno que con sus mejores intenciones (queremos pensar eso) nos intentan ayudar, pero sus palabras muchas veces nos hacen sentir peor.

Muchas veces, ellas se sienten incómodas con nuestro problema, y esa es la primera barrera, ya que para ayudar a otra persona tienes que partir de aceptar su problema de corazón, y muchas veces esto no es sencillo.

También las relaciones que establecemos con los demás, se suelen basar en jerarquías en la que uno se sitúa (inconscientemente o no) sobre el otro. Normalmente no lo hacemos con maldad, son años de práctica que llevamos a cuestas y que hemos desarrollado durante toda nuestra vida en la manera como hemos vivido en familia (Padres sobre hijos) o en la escuela (Profesor sobre alumnos), trabajo (Jefe sobre empleados)..., y muchas veces esto se percibe.
Lo ideal (y la única manera que debería existir) es enfrentarnos al problema del otro en una relación de igual a igual.

A veces a la otra persona nuestro problema le incomoda y trata de hacernos desistir de que el problema existe (Piensa en todo lo bueno que tienes, con lo bien que vives sin hijos... ¿Os suena?) Es como si te empujase fuera del sitio en el que estás (el que comentaba que debemos aceptar para ir a cualquier otro destino).

Por pura ley física, si alguien trata de “ayudarte” bruscamente, empujándote para moverte del sitio, intentarás recuperar la homeostasis y oponer resistencia para mantenerte en tu lugar. Ahí se produce un choque y en vez de sentirnos ayudados, nos sentimos agredidos de alguna manera, no se nos deja expresarnos y se nos hace entender que nuestro problema es absurdo.

También es interesante saber que en las lágrimas emocionales expulsamos hormonas que liberan el estrés y que de mantenerlas bloqueando el llanto pueden producir problemas psicosomáticos como dermatitis, tics, úlceras... De ahí la importancia de desahogarnos en su máxima expresión también, claro que hemos sido educados para no llorar y menos en público... Pero ése es otro tema en sí mismo (tratado aquí).

Guijarro sostiene que la manera en la que afrontamos un problema del otro, contiene un mensaje oculto, no siempre lo detectamos, pero a veces sí que llega y esa es la razón por la que nos sentimos mal, que la mayoría de las veces no somos ni conscientes de por qué tal comentario nos ha herido de esa forma y por supuesto la otra persona nos etiquetará de susceptibles, desagradecidos, etcétera, ya que sólo trataba de ayudarnos, encima...

Él habla de 13 respuestas “malditas” que son las que utilizamos comúnmente ante el problema de otra persona. Van desde dar consejos y dirigir la manera en la que se debe actuar a animar, consolar, cuestionar, desviar el tema, comparar (a mí también, a mí más, a Fulanita...), pero como decimos todos llevan un mensaje oculto, la mayoría de las veces es que lo que importa es lo que yo te digo porque tú sólo no eres capaz de solucionarlo o tu problema no es tan importante como los míos o de otros. (“Mal de muchos, consuelo de tontos”. No me ayuda. Te estoy hablando de MI problema...)

¿Entonces cómo nos dirigimos a una persona con un problema (de infertilidad o el que sea) para ayudarla de verdad? ¿Todo lo que diga va a tener un mensaje oculto negativo? Pues mejor me quedo callado... A veces sería lo mejor, pero no, es más sencillo que todo eso.
Para ayudar a otra persona de verdad sólo hay que partir de dos cosas: aceptarlo como está y transmitir esa aceptación.

¿Y cómo se hace?

No haciendo nada cuando la otra persona no se dirija a nosotros.
A veces sabes que una persona tiene un problema, pero no busca tu ayuda, 
déjale su espacio, pero que sepa que estás ahí para ella.

Y si te cuenta su problema, escuchar con reflejo, activamente.
Ir reflejando lo que vas entendiendo para que el otro lo vaya corrigiendo, 
no pasa nada por no haber pillado el sentido de lo que te quiere expresar a la primera. 
Es sólo comprensiva, no evaluativa. 
El sentirse escuchado le hará sentirse reconfortado.

Todo el mundo tiene la solución en su interior (una margarita no crece porque tires de ella), 
si es que en ese momento necesita una solución, 
a veces sólo necesitas canalizar lo que sientes y verbalizarlo.

La base de esta manera de actuar es que cada persona llegue a crear su propio camino, sin directrices o consejos que le lleguen desde el exterior.

Los mensajes ocultos de estas respuestas son: Te acepto,
lo importante eres tú y me interesa profundamente lo que me estás contando.

Hicimos una práctica por parejas y es increíble ver cómo tú mismo llegas a crear
tus propias conclusiones sólo por sentirte escuchado.

Os pongo un ejemplo que me voy a inventar de cómo actuar siguiendo  este patrón:

-Llevo muchos tratamientos y no sé si alguno funcionará alguna vez.
-Te da miedo esa incertidumbre.
-Sí, porque es mucho desgaste tanto emocional como físico e incluso económico.
-Estás agotada.
-Agotada no, cansada, pero siento que aún me quedan fuerzas para seguir.
-Te frustra el no saber si la siguiente será la buena, pero vas a seguir intentándolo.
-Claro, no quiero desistir y pensar en el futuro que pude haberlo conseguido 
de  haberlo intentado una vez más. No tengo fuerzas para rendirme.

He acabado con esa frase porque me encanta
y define muy bien el clima emocional en el que nos movemos las personas infértiles.



He querido editar este post poniendo un ejemplo estupendo que ofrece una de las maravillosas películas de Pixar, "Inside Out" ("Del revés" en España e "Intensa Mente" en Latinoamérica).

Me declaro fan de casi todas ellas (cómo olvidar el comienzo de "Up"...) por la manera de manejar los sentimientos que tienen y por saber dar una doble lectura a sus obras, ya que pueden disfrutarlas por igual peques y mayores.

No me enrollo más y voy a la escena en cuestión.

****CONTIENE SPOILER****

(Aunque no creo que el saber esto haga que la película pierda ni un ápice de interés, sino todo lo contrario...)

Bing Bong está triste, Alegría intenta animarlo y Tristeza muestra empatía
Escenas de "Inside Out". Disney Pixar. 2015

Bing Bong, el entrañable amigo imaginario de la más tierna infancia de Riley, acaba de ver cómo su cohete cae en el foso del olvido y empieza a tomar conciencia de que la ausencia de su amiga del alma no es temporal. Se sienta al borde del abismo, desolado.

Alegría no se siente cómoda ante esta nueva faceta del elefante de algodón de azúcar y trata de animarlo haciéndole cosquillas y haciendo payasadas (empujándolo fuera del estado en el que está) sin dejar ni un mínimo espacio al duelo.

Entonces Tristeza entra en acción. Se sienta junto a él, lo mira a los ojos, le toca tímidamente... Respeta y acepta su estado, le permite desahogarse y lo acompaña realizando una "Escucha Activa" de manual.

Finalmente Bing Bong se funde en un abrazo con ella, agradeciendo su empatía.


Si no la habéis visto todavía, esta es una razón más para echar un rato más que agradable con una película llena de guiños al público adulto.

Bueno, me ha quedado un post bastante largo, pero creo que el conocimiento de la "Escucha Activa" es interesante y espero que os ayude como a mí.

Un beso muy fuerte y gracias por acompañarme.

Expresando sentimientos XXI


¡Hola de nuevo!
Tras un obligado parón motivado por agotamiento, falta de ideas y por falta de textos para la sección "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)" (no iba a dejar a nadie colgad@ pero justamente el último post coincidió con el ingreso en neonatos de Nubecilla2, q por cierto, ni avisé en el blog ni nada, sólo lo hice en Twitter, soy lo peor...) aquí estoy de nuevo.

Como ya dije una vez, no quiero que el blog cambie de temática, pero tampoco quiero abandonarlo, así que no haré publicaciones periódicas como antes, pero sí volveré cada vez que considere que tengo algo que aportar más allá de Twitter y mi adorada #Infertilpandy, reescribiré algunos post, actualizaré las listas de blogs y, por supuesto, publicaré cada texto o aportación artística que llegue a mis manos como es el caso de hoy.

Hace poco descubrí el blog "Una cuna para Eva", (no os lo perdáis, tiene una sensibilidad especial transmitiendo sus sentimientos) y el último post se me clavó en el alma. Seguro que compartís ese sentir al leerlo. No me enrollo más y os dejo con sus maravillosas palabras.


Chica sentada de espaldas mira hacia un paisaje árido y erosionado
Pexels

ABRIENDO EL ALMA

Mi vientre está vacío, pero lleno de heridas.

Mi vientre, maltratado, está falto de ti.

Con mano temblorosa, hoy tejo con espinas
un nido, hermoso y cálido, por si vienes a mí.

La mirada, al futuro. Los miedos, al presente
cuando lágrimas frías se inyectan en mi piel.

No hay palabras que sanen el alma si está inerte

ni tierra que florezca si está llena de hiel.

Mis dedos, afanosos, van quitando la hierba.

Aro, fumigo, siembro… cada día, cada mes.

Y mis manos, ajadas, van perdiendo las fuerzas

y muere mi esperanza sin llegar a nacer.

Y sigo peleando contra mi propio cuerpo,

contra los perjuicios y las ganas de hablar,

porque no rindo el alma ni decaen mis esfuerzos

si puedo, contra el viento, amarte aún si no estás.


Muchas gracias, @UnaCunaParaEva, por la generosidad de aceptar participar en esta sección con tan profundo texto. Aquí tenéis la entrada a su blog con el post completo original.

Si quieres contribuir a visibilizar la infertilidad en este blog, puedes enviar un email a Purplehopecloud@gmail.com o un mensaje directo a mi cuenta de Twitter @MiNubeVioleta.

Y para conocer cómo nació esta idea, aquí puedes leerlo.

Muchas gracias por estar ahí.

jueves, 28 de junio de 2018

Expresando sentimientos XX


Como cada jueves seguimos "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)" esta vez de la mano de @Nucky_Garcia, que se sincera de manera desgarradora compartiendo una visión muy necesaria con la que muchas nos sentiremos identificadas.

Chica vestida de negro, descalza y de apariencia cansada sube unos escalones de piedra
Pixabay.com

"Duro camino. Ésta es mi visión de la infertilidad después de 5 años de búsqueda y a una semana de mi 7° transferencia.

Si alguien me pregunta a estas alturas cómo definiría mi situación en una sola palabra, ésa sería sin duda “cansada”.

Yo no quise pensar en niños hasta que tuviera trabajo fijo, piso y pareja estable, pensaba que iba a ser rápido y sencillo. 

¿Por qué me iba a pasar a mí? Pero pasa, pasa a cualquiera porque no es tan fácil.

Y sí, cansa mucho. Cansan los comentarios de la gente de tu alrededor, cansan las preguntas de “para cuándo”, cansan los pinchazos y que después de un duro tratamiento te queden solo dos embriones y de mala calidad, cansa el soñar con endometrios y folículos, cansa ir al gine y casi hacerle su trabajo porque has estado mirando Google hasta las 6 de la mañana, cansa el tener que viajar, porque tu clínica está en otra localidad, cansa la cantidad de incompetentes que te encuentras por el camino, y que en vez de hacer su trabajo en condiciones, te ponen mala cara cuando le rebates algo, que según ellos es lo mejor, cansan las llamadas de teléfono, cansa llorar tantos negativo tras negativo, cansa cuando por fin lo consigues y lo pierdes en un abrir y cerrar de ojos, cansa que tu amiga te diga que en un mes de búsqueda ya está embarazada, cansa ver bebés por todos lados y que nunca te pase a ti, cansa mirar tus ahorros para saber cuándo podrás empezar otro ciclo... y así podría estar un libro entero y creo que no terminaría.

Y a veces, me pongo a pensar, cuando una mamá te dice que tener hijos merece la pena. 

¿Me merece a mí la pena pasar por todo esto y parar nuestra vida de pareja para conseguir ser padres…? 

Pues ciertamente no lo sé, porque aún mi sueño no ha llegado, pero supongo que sí, que ese día será el día más feliz de nuestras vidas y no, no olvidaré por lo que he pasado y tampoco olvidaré ni las lágrimas, ni las noches en vela, pero una cosa si sé, sé que disfrutaré hasta de las náuseas matutinas si alguna vez logró ser mamá."

Espero, de corazón que tanta lucha compense y muy pronto tengas tu final feliz. Muchas gracias por tu sinceridad. 

Si te gustaría participar en esta sección, puedes enviar un email a Purplehopecloud@gmail.com o un mensaje directo a mi cuenta de Twitter @MiNubeVioleta con tu aportación gráfica o textual.

Y para conocer toda la información y el origen de la sección, aquí lo tienes.

Muchas gracias por estar ahí. 

jueves, 21 de junio de 2018

Expresando sentimientos XIX

Como todos los jueves volvemos a la carga "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)" esta vez con un fragmento del libro "El nombre de mi arcoíris. Mi camino para ser mamá" escrito por Meritxell Contero.

Portada del libro en la que aparece la propia autora mostrando su vientre y sobre ella un arcoíris cuyos colores surgen de jeringuillas

"Llamo a mi marido, odio estar sola, ahora mismo le necesito tanto… Me derrumbo. 

Por fin, después de tantos meses, dos años desde que empezamos con la búsqueda, lo habíamos conseguido. Hace tan sólo unos días estábamos locos de contentos porque estaba embazada, y ahora… Ahora sólo nos queda un bonito recuerdo de lo que pudo ser y no será. Adiós sueños, adiós ilusiones, adiós nombres que jamás pondremos porque eran suyos…

Pego todos los test de embarazo en una hoja, con sus correspondientes fechas al lado de cada uno, y la guardo en un lugar especial. Siempre pensaré en mis dos soles, mis dos hijos que no fueron. Mis dos estrellas en el firmamento.

Y cada 28 de enero pensaré en ellos. Porque esa era su fecha probable de parto. No quiero olvidarles. Durante unos días he estado embarazada, y eso nadie me lo puede quitar."

Por suerte (y sin ánimo de hacer spoiler) las personas que la seguimos desde hace mucho sabemos que su historia no acabó aquí. Si quieres conocer cómo consiguió ser mamá contado a corazón abierto, puedes conseguir su libro aquí en pasta blanda y aquí en ebook

También puedes seguirla en todas sus redes sociales:

Si quieres aportar tu particular manera de expresar lo que la infertilidad te hace sentir, puedes enviar un email a Purplehopecloud@gmail.com o un mensaje directo a mi cuenta de Twitter @MiNubeVioleta con la imagen de tu expresión artística o tu texto.

Y para saber toda la información y de donde surgió, aquí puedes leerlo.

Muchas gracias por estar ahí.

jueves, 14 de junio de 2018

Expresando sentimientos XVIII (5)


Un jueves más seguimos "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)" con el desenlace del precioso cuento de Esperanzada.

Cuatro setas rosadas crecen juntas
Pixabay.com

LAS ESTRELLAS DE DARNA Y KONI (5)

"Fonte se despertó al primer rayo de sol y fue a despertar a Momo. Pero no encontró por ningún lado a Goam. Entonces Momo se acordó de las estrellas y el cofre y abrió su mochila. En el cofre solo quedaban dos estrellas… Se le llenó el alma de tristeza y de enfado. No entendía porque Goam había hecho eso. Así que, sin tardar mucho, Fonte y Momo siguieron su viaje a toda prisa, debían llegar a su bosque antes que Goam. 

Goam llegó al bosque y preguntó por Koni y Darna. Les explicó que Momo y Fonte habían quedado convertidos en piedra por el brujo negro Níger y como él sabía de su aventura, había decidido luchar contra Níger y traerles el cofre. Koni y Darna llenaron a Goam de abrazos y regalos de agradecimiento. Y en ese mismo instante prepararon una gran fiesta en el Gran Árbol para Goam. Todos los habitantes del bosque se unieron a la alegría de la pareja  y festejaban con ellos aquel gran día. La música y las canciones se oían de punta a punta. 

Cuando las dríadas del bosque empezaron a entonar su canción, aparecieron Momo y Fonte junto al Gran Árbol. Todos enmudecieron, creían que era magia negra. Pero Momo empezó a hablar para explicarles a todos el engaño que había cometido Goam. Éste empezó a negarlo todo y alzó su varita para encantar Momo, pero Fonte saltó sobre él y se la arrebató. Momo cogió el cofre de Goam y les mostró a todos que allí no había ni una gota de esperanza y las dos estrellas se habían apagado. 

Entonces hizo entrega a Koni y Darna de su cofre y al abrirlo las estrellas iluminaron sus rostros. 

Los habitantes del bosque echaron al mago Goam y le prohibieron volver a pisar sus tierras. Koni y Darna pidieron perdón a Momo y Fonte por haber confiado en Goam, pero ellos no le dieron importancia. Lo importante es que tenían dos hermosas estrellas que crecerían con su amor y con su esperanza durante nueve meses hasta convertirse en dos hermosos hijos.

Y desde aquel día el bosque luce más hermoso que nunca con la alegría de Koni, la dulzura de Darna y el amor de sus hijos. 

Y otros duendes y hadas confiaron en Momo y Fonte para alcanzar sus sueños. 

Y aquí acaba este cuento, como a mí me lo contaron, te lo cuento."

Espero, de corazón, que la magia llene tu vida y la colme de la paz y felicidad que mereces.

Si quieres unirte a esta iniciativa aportando tu visión artística sobre la infertilidad, puedes enviar un email a Purplehopecloud@gmail.com o un mensaje directo a mi cuenta de Twitter @MiNubeVioleta con tu imagen o texto.

Y para saber cómo surgió y toda la información, aquí la tienes.

Muchas gracias por estar ahí.

jueves, 7 de junio de 2018

Expresando sentimientos XVIII (4)


Hoy continuamos "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)" con el bonito cuento de Esperanzada.

Trisquel sobre madera
Pixabay.com

LAS ESTRELLAS DE DARNA Y KONI (4)

"Momo y Fonte corrieron hacia el Bosque Blanco, pero cuando estaban a punto de llegar vieron que había un último obstáculo: un puente colgante sobre un río donde se veía a un peligroso leviatán. 

Sabían que no podían cruzarlo los dos sin que el leviatán los oliera. Así que Fonte lo distrajo acercándose a la orilla y cuando empezó a salir del agua, Momo corrió por el puente hasta la entrada del bosque. Como Fonte tenía muy buena vista y oído pudo retirarse a tiempo y no le pasó nada. Momo se adentró en el bosque, buscó el árbol marcado con un trisquel como el del medallón. Eran tan hermosos todos los árboles... algunos tenían dos estrellas coronándolos, otros cuatro, incluso había alguno que tenía seis. No le costó mucho encontrar el árbol que buscaba, tenía un trisquel bellamente grabado en su tronco. 

Se acercó a él, dejó la mochila y lo que llevaba encima en el suelo, y empezó a trepar por el tronco pero no conseguía llegar a las ramas. Bajó, miró el árbol y luego comprendió que debía llevar el medallón puesto para poder llegar. Se lo colgó y empezó a trepar de nuevo. Esta vez llegó rápidamente a la copa del árbol y allí encontró cuatro estrellas. Las cogió con sumo cuidado y las metió en el cofre donde Koni y Darna habían puesto toda su esperanza. Bajó del árbol y corrió de nuevo a la entrada del bosque. Cuando Fonte lo vió supo que tenía que hacer lo mismo que antes y volvió a distraer al leviatán. Volvió a salirles perfecto y ahora además ya tenían las estrellas. 

Emprendieron el camino de regreso. 

Descubrieron que había un camino más corto y mucho más bonito justo al lado de la espesura. Anochecía cuando llegaron a un claro de bosque. Allí encontraron la casa del Gran Mago Goam que Momo había conocido en su anterior viaje. Se acercaron a la casa y Goam se alegró de poder ayudar a su amigo Momo. Le contaron toda la aventura que habían vivido y no se dieron cuenta del brillo de envidia que por un momento se reflejó en los ojos de Goam. 

Después de una copiosa y alegre cena, se fueron todos a descansar. Pero Goam no podía dormir pensando en que el gnomo iba a ser más reconocido y admirado que él que era un gran mago, así que decidió robarle las estrellas a Momo. Se acercó a su cama, encontró el cofre, cogió dos estrellas y las metió en un cofre idéntico al que le habían regalado Koni y Darna. Pensó que con dos estrellas era suficiente. Lo que no sabía él era que sin la esperanza que había dentro del otro cofre, de poco servían esas estrellas. Goam antes de que se hiciera de día, emprendió el camino hacia el bosque de Momo."

La próxima semana sabremos cómo acaban las aventuras de Momo y Fonte y si el sueño de Darna y Koni tiene final feliz.

Si quieres aportar tu visión sobre la infertilidad y lo que te supone emocionalmente, puedes enviar un email a Purplehopecloud@gmail.com o un mensaje directo a mi cuenta de Twitter @MiNubeVioleta con tu imagen o texto. ¡Da alas a tu imaginación!

Y para saber más de esta pequeña iniciativa, aquí tienes toda la información.

Muchas gracias por estar ahí.

jueves, 31 de mayo de 2018

Expresando sentimientos XVIII (3)

Continuamos como cada jueves "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)" con un nuevo capítulo del relato fantástico y mágico de Esperanzada.

Rocas negras altas a contraluz
Pixabay.com


LAS ESTRELLAS DE DARNA Y KONI (3)

"Una tarde encontraron una cueva excavada en la roca rodeada de flores de todos los colores. Cansados como estaban y con escasas provisiones, decidieron acercarse a la cueva a pedir alimentos y un poco de descanso. Encontraron a un enano muy, muy mayor que les invitó a pasar amablemente y les preparó un plato de sopa caliente. ¡Hacía días que no tomaban ninguno! Después les dejó dormir, pasaron una noche muy cómoda. A la mañana siguiente estaban descansados y con fuerzas para llegar hasta el Bosque Blanco. Durante el desayuno le explicaron al enano el motivo de su viaje y hacia dónde se dirigían. También le preguntaron si sabía algún buen camino para llegar. El enano les indicó la mejor ruta y los cargó de alimentos para el resto del viaje. Le dieron las gracias, se despidieron y prosiguieron su camino.

Llevaban ya un rato por el camino que les había indicado el enano cuando se dieron cuenta que se alejaban del Bosque Blanco, no iban hacia él. ¡Les había engañado! Pero, ¿por qué?, no entendían nada. Se desanimaron un poco y como estaban cansados decidieron parar a comer. 

Abrieron la bolsa y descubrieron que los alimentos que les había dado el enano estaban todos podridos. Cada vez estaban más confusos, ¡con lo amable que había sido con ellos! Momo que conocía un poco más el terreno, decidió que debían adentrarse en una espesura que había cerca de allí, con el tiempo que habían perdido, era el camino más corto. Fonte agudizó su oído y su vista para guiarse por la oscuridad. El camino subía, bajaba, se retorcía y volvía a ser llano. 

Se oían aleteos de dragones, aullidos de licántropos, cacareos de arpías y se podía percibir el fétido olor de los ogros… El miedo iba llenando el corazón de Momo y Fonte, que cada vez estaban más asustados. Pero ellos proseguían adelante con la valentía que les quedaba.

En un giro del camino vieron que entraban rayos de sol y entre unas ramas pudieron ver el Bosque Blanco de la Vida. ¡Ya quedaba menos! Avanzaron un poco más deprisa pero de repente, apareció delante de ellos el enano. Cayeron al suelo del susto y al levantarse, un aire helado y un humo negro rodearon al enano. Quisieron correr, pero el humo era tan espeso que no les dejaba ver. Y entonces, de repente, se desvaneció el humo y el enano se había transformado en Níger, el brujo del que les había hablado la ninfa. No les dejaría pasar, pero ellos estaban decididos a hacerlo. Níger levantó su varita y con un conjuro y un movimiento rápido hizo que Fonte no pudiera moverse, unas raíces lo sujetaban fuertemente. Entonces las piedras que les había dado la ninfa empezaron a brillar con fuerza, Níger al verlas, retrocedió y se puso donde no le diera la luz directamente. Momo se dio cuenta y se sacó las piedras del bolsillo, éstas brillaban cada vez con más fuerza, y las tiró hacia donde estaba Níger. Entonces se produjo una gran explosión de luz que iluminó toda la espesura. Los conjuros y trucos que había hecho Níger se deshicieron, él se convirtió en una negra piedra, tan negra como su alma y Fonte fue liberado."

El próximo jueves volveremos a saber de Momo y Fonte y descubriremos qué nuevos retos tendrán que sortear para cumplir el sueño de Darna y Koni.

Si quieres participar en esta sección ayudando a visibilizar la infertilidad, puedes enviar un email a Purplehopecloud@gmail.com o un mensaje directo a mi cuenta de Twitter @MiNubeVioleta con tu fotografía, dibujo, relato... o lo que se te ocurra.

Y para conocer de dónde surgió la idea, aquí tienes toda la información.

Muchas gracias por estar ahí.