jueves, 28 de junio de 2018

Expresando sentimientos XX


Como cada jueves seguimos "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)" esta vez de la mano de @Nucky_Garcia, que se sincera de manera desgarradora compartiendo una visión muy necesaria con la que muchas nos sentiremos identificadas.

Chica vestida de negro, descalza y de apariencia cansada sube unos escalones de piedra
Pixabay.com

"Duro camino. Ésta es mi visión de la infertilidad después de 5 años de búsqueda y a una semana de mi 7° transferencia.

Si alguien me pregunta a estas alturas cómo definiría mi situación en una sola palabra, ésa sería sin duda “cansada”.

Yo no quise pensar en niños hasta que tuviera trabajo fijo, piso y pareja estable, pensaba que iba a ser rápido y sencillo. 

¿Por qué me iba a pasar a mí? Pero pasa, pasa a cualquiera porque no es tan fácil.

Y sí, cansa mucho. Cansan los comentarios de la gente de tu alrededor, cansan las preguntas de “para cuándo”, cansan los pinchazos y que después de un duro tratamiento te queden solo dos embriones y de mala calidad, cansa el soñar con endometrios y folículos, cansa ir al gine y casi hacerle su trabajo porque has estado mirando Google hasta las 6 de la mañana, cansa el tener que viajar, porque tu clínica está en otra localidad, cansa la cantidad de incompetentes que te encuentras por el camino, y que en vez de hacer su trabajo en condiciones, te ponen mala cara cuando le rebates algo, que según ellos es lo mejor, cansan las llamadas de teléfono, cansa llorar tantos negativo tras negativo, cansa cuando por fin lo consigues y lo pierdes en un abrir y cerrar de ojos, cansa que tu amiga te diga que en un mes de búsqueda ya está embarazada, cansa ver bebés por todos lados y que nunca te pase a ti, cansa mirar tus ahorros para saber cuándo podrás empezar otro ciclo... y así podría estar un libro entero y creo que no terminaría.

Y a veces, me pongo a pensar, cuando una mamá te dice que tener hijos merece la pena. 

¿Me merece a mí la pena pasar por todo esto y parar nuestra vida de pareja para conseguir ser padres…? 

Pues ciertamente no lo sé, porque aún mi sueño no ha llegado, pero supongo que sí, que ese día será el día más feliz de nuestras vidas y no, no olvidaré por lo que he pasado y tampoco olvidaré ni las lágrimas, ni las noches en vela, pero una cosa si sé, sé que disfrutaré hasta de las náuseas matutinas si alguna vez logró ser mamá."

Espero, de corazón que tanta lucha compense y muy pronto tengas tu final feliz. Muchas gracias por tu sinceridad. 

Si te gustaría participar en esta sección, puedes enviar un email a Purplehopecloud@gmail.com o un mensaje directo a mi cuenta de Twitter @MiNubeVioleta con tu aportación gráfica o textual.

Y para conocer toda la información y el origen de la sección, aquí lo tienes.

Muchas gracias por estar ahí. 

jueves, 21 de junio de 2018

Expresando sentimientos XIX

Como todos los jueves volvemos a la carga "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)" esta vez con un fragmento del libro "El nombre de mi arcoíris. Mi camino para ser mamá" escrito por Meritxell Contero.

Portada del libro en la que aparece la propia autora mostrando su vientre y sobre ella un arcoíris cuyos colores surgen de jeringuillas

"Llamo a mi marido, odio estar sola, ahora mismo le necesito tanto… Me derrumbo. 

Por fin, después de tantos meses, dos años desde que empezamos con la búsqueda, lo habíamos conseguido. Hace tan sólo unos días estábamos locos de contentos porque estaba embazada, y ahora… Ahora sólo nos queda un bonito recuerdo de lo que pudo ser y no será. Adiós sueños, adiós ilusiones, adiós nombres que jamás pondremos porque eran suyos…

Pego todos los test de embarazo en una hoja, con sus correspondientes fechas al lado de cada uno, y la guardo en un lugar especial. Siempre pensaré en mis dos soles, mis dos hijos que no fueron. Mis dos estrellas en el firmamento.

Y cada 28 de enero pensaré en ellos. Porque esa era su fecha probable de parto. No quiero olvidarles. Durante unos días he estado embarazada, y eso nadie me lo puede quitar."

Por suerte (y sin ánimo de hacer spoiler) las personas que la seguimos desde hace mucho sabemos que su historia no acabó aquí. Si quieres conocer cómo consiguió ser mamá contado a corazón abierto, puedes conseguir su libro aquí en pasta blanda y aquí en ebook

También puedes seguirla en todas sus redes sociales:

Si quieres aportar tu particular manera de expresar lo que la infertilidad te hace sentir, puedes enviar un email a Purplehopecloud@gmail.com o un mensaje directo a mi cuenta de Twitter @MiNubeVioleta con la imagen de tu expresión artística o tu texto.

Y para saber toda la información y de donde surgió, aquí puedes leerlo.

Muchas gracias por estar ahí.

jueves, 14 de junio de 2018

Expresando sentimientos XVIII (5)


Un jueves más seguimos "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)" con el desenlace del precioso cuento de Esperanzada.

Cuatro setas rosadas crecen juntas
Pixabay.com

LAS ESTRELLAS DE DARNA Y KONI (5)

"Fonte se despertó al primer rayo de sol y fue a despertar a Momo. Pero no encontró por ningún lado a Goam. Entonces Momo se acordó de las estrellas y el cofre y abrió su mochila. En el cofre solo quedaban dos estrellas… Se le llenó el alma de tristeza y de enfado. No entendía porque Goam había hecho eso. Así que, sin tardar mucho, Fonte y Momo siguieron su viaje a toda prisa, debían llegar a su bosque antes que Goam. 

Goam llegó al bosque y preguntó por Koni y Darna. Les explicó que Momo y Fonte habían quedado convertidos en piedra por el brujo negro Níger y como él sabía de su aventura, había decidido luchar contra Níger y traerles el cofre. Koni y Darna llenaron a Goam de abrazos y regalos de agradecimiento. Y en ese mismo instante prepararon una gran fiesta en el Gran Árbol para Goam. Todos los habitantes del bosque se unieron a la alegría de la pareja  y festejaban con ellos aquel gran día. La música y las canciones se oían de punta a punta. 

Cuando las dríadas del bosque empezaron a entonar su canción, aparecieron Momo y Fonte junto al Gran Árbol. Todos enmudecieron, creían que era magia negra. Pero Momo empezó a hablar para explicarles a todos el engaño que había cometido Goam. Éste empezó a negarlo todo y alzó su varita para encantar Momo, pero Fonte saltó sobre él y se la arrebató. Momo cogió el cofre de Goam y les mostró a todos que allí no había ni una gota de esperanza y las dos estrellas se habían apagado. 

Entonces hizo entrega a Koni y Darna de su cofre y al abrirlo las estrellas iluminaron sus rostros. 

Los habitantes del bosque echaron al mago Goam y le prohibieron volver a pisar sus tierras. Koni y Darna pidieron perdón a Momo y Fonte por haber confiado en Goam, pero ellos no le dieron importancia. Lo importante es que tenían dos hermosas estrellas que crecerían con su amor y con su esperanza durante nueve meses hasta convertirse en dos hermosos hijos.

Y desde aquel día el bosque luce más hermoso que nunca con la alegría de Koni, la dulzura de Darna y el amor de sus hijos. 

Y otros duendes y hadas confiaron en Momo y Fonte para alcanzar sus sueños. 

Y aquí acaba este cuento, como a mí me lo contaron, te lo cuento."

Espero, de corazón, que la magia llene tu vida y la colme de la paz y felicidad que mereces.

Si quieres unirte a esta iniciativa aportando tu visión artística sobre la infertilidad, puedes enviar un email a Purplehopecloud@gmail.com o un mensaje directo a mi cuenta de Twitter @MiNubeVioleta con tu imagen o texto.

Y para saber cómo surgió y toda la información, aquí la tienes.

Muchas gracias por estar ahí.

jueves, 7 de junio de 2018

Expresando sentimientos XVIII (4)


Hoy continuamos "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)" con el bonito cuento de Esperanzada.

Trisquel sobre madera
Pixabay.com

LAS ESTRELLAS DE DARNA Y KONI (4)

"Momo y Fonte corrieron hacia el Bosque Blanco, pero cuando estaban a punto de llegar vieron que había un último obstáculo: un puente colgante sobre un río donde se veía a un peligroso leviatán. 

Sabían que no podían cruzarlo los dos sin que el leviatán los oliera. Así que Fonte lo distrajo acercándose a la orilla y cuando empezó a salir del agua, Momo corrió por el puente hasta la entrada del bosque. Como Fonte tenía muy buena vista y oído pudo retirarse a tiempo y no le pasó nada. Momo se adentró en el bosque, buscó el árbol marcado con un trisquel como el del medallón. Eran tan hermosos todos los árboles... algunos tenían dos estrellas coronándolos, otros cuatro, incluso había alguno que tenía seis. No le costó mucho encontrar el árbol que buscaba, tenía un trisquel bellamente grabado en su tronco. 

Se acercó a él, dejó la mochila y lo que llevaba encima en el suelo, y empezó a trepar por el tronco pero no conseguía llegar a las ramas. Bajó, miró el árbol y luego comprendió que debía llevar el medallón puesto para poder llegar. Se lo colgó y empezó a trepar de nuevo. Esta vez llegó rápidamente a la copa del árbol y allí encontró cuatro estrellas. Las cogió con sumo cuidado y las metió en el cofre donde Koni y Darna habían puesto toda su esperanza. Bajó del árbol y corrió de nuevo a la entrada del bosque. Cuando Fonte lo vió supo que tenía que hacer lo mismo que antes y volvió a distraer al leviatán. Volvió a salirles perfecto y ahora además ya tenían las estrellas. 

Emprendieron el camino de regreso. 

Descubrieron que había un camino más corto y mucho más bonito justo al lado de la espesura. Anochecía cuando llegaron a un claro de bosque. Allí encontraron la casa del Gran Mago Goam que Momo había conocido en su anterior viaje. Se acercaron a la casa y Goam se alegró de poder ayudar a su amigo Momo. Le contaron toda la aventura que habían vivido y no se dieron cuenta del brillo de envidia que por un momento se reflejó en los ojos de Goam. 

Después de una copiosa y alegre cena, se fueron todos a descansar. Pero Goam no podía dormir pensando en que el gnomo iba a ser más reconocido y admirado que él que era un gran mago, así que decidió robarle las estrellas a Momo. Se acercó a su cama, encontró el cofre, cogió dos estrellas y las metió en un cofre idéntico al que le habían regalado Koni y Darna. Pensó que con dos estrellas era suficiente. Lo que no sabía él era que sin la esperanza que había dentro del otro cofre, de poco servían esas estrellas. Goam antes de que se hiciera de día, emprendió el camino hacia el bosque de Momo."

La próxima semana sabremos cómo acaban las aventuras de Momo y Fonte y si el sueño de Darna y Koni tiene final feliz.

Si quieres aportar tu visión sobre la infertilidad y lo que te supone emocionalmente, puedes enviar un email a Purplehopecloud@gmail.com o un mensaje directo a mi cuenta de Twitter @MiNubeVioleta con tu imagen o texto. ¡Da alas a tu imaginación!

Y para saber más de esta pequeña iniciativa, aquí tienes toda la información.

Muchas gracias por estar ahí.

jueves, 31 de mayo de 2018

Expresando sentimientos XVIII (3)

Continuamos como cada jueves "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)" con un nuevo capítulo del relato fantástico y mágico de Esperanzada.

Rocas negras altas a contraluz
Pixabay.com


LAS ESTRELLAS DE DARNA Y KONI (3)

"Una tarde encontraron una cueva excavada en la roca rodeada de flores de todos los colores. Cansados como estaban y con escasas provisiones, decidieron acercarse a la cueva a pedir alimentos y un poco de descanso. Encontraron a un enano muy, muy mayor que les invitó a pasar amablemente y les preparó un plato de sopa caliente. ¡Hacía días que no tomaban ninguno! Después les dejó dormir, pasaron una noche muy cómoda. A la mañana siguiente estaban descansados y con fuerzas para llegar hasta el Bosque Blanco. Durante el desayuno le explicaron al enano el motivo de su viaje y hacia dónde se dirigían. También le preguntaron si sabía algún buen camino para llegar. El enano les indicó la mejor ruta y los cargó de alimentos para el resto del viaje. Le dieron las gracias, se despidieron y prosiguieron su camino.

Llevaban ya un rato por el camino que les había indicado el enano cuando se dieron cuenta que se alejaban del Bosque Blanco, no iban hacia él. ¡Les había engañado! Pero, ¿por qué?, no entendían nada. Se desanimaron un poco y como estaban cansados decidieron parar a comer. 

Abrieron la bolsa y descubrieron que los alimentos que les había dado el enano estaban todos podridos. Cada vez estaban más confusos, ¡con lo amable que había sido con ellos! Momo que conocía un poco más el terreno, decidió que debían adentrarse en una espesura que había cerca de allí, con el tiempo que habían perdido, era el camino más corto. Fonte agudizó su oído y su vista para guiarse por la oscuridad. El camino subía, bajaba, se retorcía y volvía a ser llano. 

Se oían aleteos de dragones, aullidos de licántropos, cacareos de arpías y se podía percibir el fétido olor de los ogros… El miedo iba llenando el corazón de Momo y Fonte, que cada vez estaban más asustados. Pero ellos proseguían adelante con la valentía que les quedaba.

En un giro del camino vieron que entraban rayos de sol y entre unas ramas pudieron ver el Bosque Blanco de la Vida. ¡Ya quedaba menos! Avanzaron un poco más deprisa pero de repente, apareció delante de ellos el enano. Cayeron al suelo del susto y al levantarse, un aire helado y un humo negro rodearon al enano. Quisieron correr, pero el humo era tan espeso que no les dejaba ver. Y entonces, de repente, se desvaneció el humo y el enano se había transformado en Níger, el brujo del que les había hablado la ninfa. No les dejaría pasar, pero ellos estaban decididos a hacerlo. Níger levantó su varita y con un conjuro y un movimiento rápido hizo que Fonte no pudiera moverse, unas raíces lo sujetaban fuertemente. Entonces las piedras que les había dado la ninfa empezaron a brillar con fuerza, Níger al verlas, retrocedió y se puso donde no le diera la luz directamente. Momo se dio cuenta y se sacó las piedras del bolsillo, éstas brillaban cada vez con más fuerza, y las tiró hacia donde estaba Níger. Entonces se produjo una gran explosión de luz que iluminó toda la espesura. Los conjuros y trucos que había hecho Níger se deshicieron, él se convirtió en una negra piedra, tan negra como su alma y Fonte fue liberado."

El próximo jueves volveremos a saber de Momo y Fonte y descubriremos qué nuevos retos tendrán que sortear para cumplir el sueño de Darna y Koni.

Si quieres participar en esta sección ayudando a visibilizar la infertilidad, puedes enviar un email a Purplehopecloud@gmail.com o un mensaje directo a mi cuenta de Twitter @MiNubeVioleta con tu fotografía, dibujo, relato... o lo que se te ocurra.

Y para conocer de dónde surgió la idea, aquí tienes toda la información.

Muchas gracias por estar ahí.

jueves, 24 de mayo de 2018

Expresando sentimientos XVIII (2)


Seguimos una semana más "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)" con el segundo capítulo del bonito cuento de Esperanzada.


Entrada a un bosque
Pixabay.com

LAS ESTRELLAS DE DARNA Y KONI (2)

"Momo y Fonte iniciaron pues su viaje. Se hacía de noche y se hacía de día y ellos seguían caminando, nadando, trepando, deslizándose. Momo se valía de su habilidad para seguir los rastros y su conocimiento de la tierra. Fonte era capaz de ver en la oscuridad y podía oír a gran distancia. Los dos juntos hacían un muy buen equipo, se apoyaban y animaban para sortear todos los peligros que se iban encontrando. Cruzaron un bosque tan espeso que no se veía ni aun siendo de día y Fonte con su facilidad para ver en la oscuridad, guío a Momo. Otro día al despertar estaba cayendo una tormenta tan grande que Fonte no se atrevía a proseguir el camino, pero Momo sabía que al cabo de poco dejaría de llover porque soplaba un tenue viento del sur-oeste. Fueron capaces de huir de un peligroso troll gracias al oído de Fonte. Y gracias a que Momo supo seguir el rastro de un cíclope, encontraron el camino seguro en las Montañas de la Confusión. 

Ya estaban cerca del Bosque Blanco de la Vida, ya lo veían a lo lejos. Y entonces al bajar la cuesta de una colina, vieron a una criatura que debió tropezar con la raíz de un árbol y le habían quedado el pie y la capa atrapados. No podía levantarse y al oírlos llegar, extendió la mano hacia ellos. Momo y Fonte no dudaron en ayudarla. Momo sacó sus herramientas y consiguió cortar la raíz. Fonte la ayudó a ponerse en pie. La criatura se quitó la capucha de su capa y ¡sorpresa!, era una hermosa ninfa del bosque. Momo y Fonte se miraron sorprendidos. La ninfa se dirigió a ellos con una amplia sonrisa y con los ojos llenos de gratitud. Les dijo:


-”Muchas gracias por haberme ayudado sin dudar ni un momento, habéis sido muy amables conmigo y no os ha importado dedicarme un rato de vuestro valioso tiempo.”


Momo le contestó:


-”Querida ninfa, como protectores de los bosques nuestra tarea es cuidar de ellos y de quienes lo habitan o disfrutan sin juzgar si son merecedores o no de nuestra ayuda.”


A lo que la ninfa replicó:


-”No siempre ocurre así con los demás, pero vuestro corazón es puro y la misión a la que estáis dedicando todas vuestras fuerzas es muy noble. Los árboles me han hablado de vuestra aventura y de vuestra meta. Y en agradecimiento por lo que habéis hecho por mí os hago entrega de este medallón. En él hay un trisquel, éste símbolo os guiará para saber a qué árbol os debéis dirigir. También os doy estas piedras, en el momento que las necesitéis brillarán y sabréis cómo usarlas”


Fonte y Momo agradecieron a la ninfa sus regalos y ésta les animó para el último tramo del viaje, les haría falta mucha valentía para superar las pruebas que se iban a encontrar. Ahora debían estar muy atentos a todo lo que sucedía a su alrededor.


La ninfa les había explicado que antes de entrar en el Bosque Blanco de la Vida debían enfrentarse al brujo negro Níger. Este brujo era malvado y disfrutaba viendo el dolor y el miedo de los demás. Les impediría a toda costa que pudieran entrar en el Bosque Blanco. Fonte agudizó su oído, cada sonido les advertía de lo que se iban a encontrar. Se acercaban cada vez más al Bosque Blanco, pero los caminos, las colinas y los bosques que atravesaban eran cada vez más tortuosos, más sombríos y su fuerza y valentía se hacía cada vez un poco más pequeñas. Pero seguían adelante. Momo estudiaba cada terreno que pisaban en busca de pistas para llegar al Bosque Blanco."


La semana que viene sabremos qué nuevos retos tendrán que afrontar Momo y Fonte para ayudar a Darna y Koni a conseguir su sueño de ser padres.

Si quieres contribuir a visibilizar la infertilidad en este blog, puedes enviar un email a Purplehopecloud@gmail.com o un mensaje directo a mi cuenta de Twitter @MiNubeVioleta.

Y para saber cómo surgió esta idea, aquí puedes leerlo.

Muchas gracias por estar ahí.

jueves, 17 de mayo de 2018

Expresando sentimientos XVIII (1)

Este jueves iniciamos una subsección, aunque no dejamos de seguir "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)", ya que tenemos un cuento infantil dividido en cinco capítulos escrito por Esperanzada donde el deseo no cumplido de tener hijos es el trasfondo.

Cofre abierto del que sale una luz centelleante
Pixabay.com

LAS ESTRELLAS DE DARNA Y KONI (1)

"Érase una vez, no hace demasiado tiempo, un alegre duende llamado Koni y una dulce hada llamada Darna. Vivían en un bonito y luminoso bosque. Se querían mucho, muchísimo y no eran felices del todo, del todo, porque desde hacía tiempo deseaban mucho ser papás. Pero por más que lo deseaban no habían podido tener ningún hijo.

Ellos veían como otros duendes y hadas deseaban muy fuerte tener hijos, ¡y lo conseguían! Incluso sabían de algunos padres a los que sus hijos les habían llegado por sorpresa. Pero por más que se abrazaban y llenaban de amor el aire… no había manera, ya no sabían qué hacer. 

Habían probado infinitas maneras de desear, incluso habían ido al Pozo de los Deseos y a las Montañas de lo Imposible, pero de nada les sirvió. Y eso que algunos duendes y hadas que habían tenido que ir hasta allí, volvían felices con sus bebés… 

En los últimos tiempos Darna ya no brillaba tanto como antes y a Koni los árboles le crecían un poco torcidos. Había días incluso en los que la sonrisa no aparecía en su rostro y una ninfa aseguraba haber visto a Darna llorando en el estanque helado. Los habitantes del bosque les intentaron ayudar como pudieron, ¡pero nada funcionaba! Les hablaron de unas estrellas que podían hacer sus sueños realidad, pero tenían que ir mucho más allá de su bosque, al Bosque Blanco de la Vida y eso no era posible porque sus alas se habían gastado con la tristeza. Lo deseaban tanto...    

Un día llegó al bosque un gnomo llamado Momo que hacía tiempo que se había marchado para cruzar las Tierras de la Sabiduría y aprender un montón de cosas nuevas. Todos fueron a recibirle muy contentos con su regreso y le prepararon una gran fiesta donde todos disfrutaban. 

Bueno, todos no, Koni y Darna estaban sentados en un rincón con los ojos tristes. El gnomo los vio, los miró un rato y después de pensarlo un poco se acercó a ellos. Les preguntó: 

-”Alegre Koni y dulce Darna, ¿no estáis contentos con mi regreso? ¿Hay alguna cosa que hice mal y os molesta? ¿Hay algo que os preocupa enormemente?”

Koni y Darna se miraron en silencio, tragaron saliva para que las lágrimas no salieran y le explicaron a Momo su dolor y tristeza. Él los escuchó atentamente y les dijo que podría ayudarles, pero debían salir del bosque. Ellos se pusieron muy contentos y a la vez tristes porque otra vez se les rompían los sueños. No podían volar… pero entonces miraron a Momo y le pidieron si podía ir en su nombre a buscar las estrellas que necesitaban para poder ser felices. 

Momo no se lo pensó ni un segundo y les respondió con un “Sí” lleno de valentía y ganas de aventura. 

Koni y Darna ayudaron a Momo a preparar su viaje. Un elfo llamado Fonte que se enteró de esta nueva aventura quiso acompañar a Momo  y este lo aceptó encantado, viajar acompañado siempre es mucho mejor. Llenaron su equipaje con los mejores alimentos que pudieran necesitar, con los objetos más variopintos que les serían útiles para su aventura, con purpurina mágica y con toda la esperanza de Koni y Darna metida en un cofre."

Muchas gracias por participar con tu bonito cuento, próximamente volveremos a saber de las aventuras de Momo y Fonte para ayudar a Darna y Koni a conseguir ser padres.

Si quieres contribuir a visibilizar la infertilidad en este blog, puedes enviar un email a Purplehopecloud@gmail.com o un mensaje directo a mi cuenta de Twitter @MiNubeVioleta.

Y para conocer cómo nació esta idea, aquí puedes leerlo.

Muchas gracias por estar ahí.