jueves, 7 de junio de 2018

Expresando sentimientos XVIII (4)


Hoy continuamos "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)" con el bonito cuento de Esperanzada.

Trisquel sobre madera
Pixabay.com

LAS ESTRELLAS DE DARNA Y KONI (4)

"Momo y Fonte corrieron hacia el Bosque Blanco, pero cuando estaban a punto de llegar vieron que había un último obstáculo: un puente colgante sobre un río donde se veía a un peligroso leviatán. 

Sabían que no podían cruzarlo los dos sin que el leviatán los oliera. Así que Fonte lo distrajo acercándose a la orilla y cuando empezó a salir del agua, Momo corrió por el puente hasta la entrada del bosque. Como Fonte tenía muy buena vista y oído pudo retirarse a tiempo y no le pasó nada. Momo se adentró en el bosque, buscó el árbol marcado con un trisquel como el del medallón. Eran tan hermosos todos los árboles... algunos tenían dos estrellas coronándolos, otros cuatro, incluso había alguno que tenía seis. No le costó mucho encontrar el árbol que buscaba, tenía un trisquel bellamente grabado en su tronco. 

Se acercó a él, dejó la mochila y lo que llevaba encima en el suelo, y empezó a trepar por el tronco pero no conseguía llegar a las ramas. Bajó, miró el árbol y luego comprendió que debía llevar el medallón puesto para poder llegar. Se lo colgó y empezó a trepar de nuevo. Esta vez llegó rápidamente a la copa del árbol y allí encontró cuatro estrellas. Las cogió con sumo cuidado y las metió en el cofre donde Koni y Darna habían puesto toda su esperanza. Bajó del árbol y corrió de nuevo a la entrada del bosque. Cuando Fonte lo vió supo que tenía que hacer lo mismo que antes y volvió a distraer al leviatán. Volvió a salirles perfecto y ahora además ya tenían las estrellas. 

Emprendieron el camino de regreso. 

Descubrieron que había un camino más corto y mucho más bonito justo al lado de la espesura. Anochecía cuando llegaron a un claro de bosque. Allí encontraron la casa del Gran Mago Goam que Momo había conocido en su anterior viaje. Se acercaron a la casa y Goam se alegró de poder ayudar a su amigo Momo. Le contaron toda la aventura que habían vivido y no se dieron cuenta del brillo de envidia que por un momento se reflejó en los ojos de Goam. 

Después de una copiosa y alegre cena, se fueron todos a descansar. Pero Goam no podía dormir pensando en que el gnomo iba a ser más reconocido y admirado que él que era un gran mago, así que decidió robarle las estrellas a Momo. Se acercó a su cama, encontró el cofre, cogió dos estrellas y las metió en un cofre idéntico al que le habían regalado Koni y Darna. Pensó que con dos estrellas era suficiente. Lo que no sabía él era que sin la esperanza que había dentro del otro cofre, de poco servían esas estrellas. Goam antes de que se hiciera de día, emprendió el camino hacia el bosque de Momo."

La próxima semana sabremos cómo acaban las aventuras de Momo y Fonte y si el sueño de Darna y Koni tiene final feliz.

Si quieres aportar tu visión sobre la infertilidad y lo que te supone emocionalmente, puedes enviar un email a Purplehopecloud@gmail.com o un mensaje directo a mi cuenta de Twitter @MiNubeVioleta con tu imagen o texto. ¡Da alas a tu imaginación!

Y para saber más de esta pequeña iniciativa, aquí tienes toda la información.

Muchas gracias por estar ahí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario