jueves, 17 de mayo de 2018

Expresando sentimientos XVIII (1)

Este jueves iniciamos una subsección, aunque no dejamos de seguir "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)", ya que tenemos un cuento infantil dividido en cinco capítulos escrito por Esperanzada donde el deseo no cumplido de tener hijos es el trasfondo.

Cofre abierto del que sale una luz centelleante
Pixabay.com

LAS ESTRELLAS DE DARNA Y KONI (1)

"Érase una vez, no hace demasiado tiempo, un alegre duende llamado Koni y una dulce hada llamada Darna. Vivían en un bonito y luminoso bosque. Se querían mucho, muchísimo y no eran felices del todo, del todo, porque desde hacía tiempo deseaban mucho ser papás. Pero por más que lo deseaban no habían podido tener ningún hijo.

Ellos veían como otros duendes y hadas deseaban muy fuerte tener hijos, ¡y lo conseguían! Incluso sabían de algunos padres a los que sus hijos les habían llegado por sorpresa. Pero por más que se abrazaban y llenaban de amor el aire… no había manera, ya no sabían qué hacer. 

Habían probado infinitas maneras de desear, incluso habían ido al Pozo de los Deseos y a las Montañas de lo Imposible, pero de nada les sirvió. Y eso que algunos duendes y hadas que habían tenido que ir hasta allí, volvían felices con sus bebés… 

En los últimos tiempos Darna ya no brillaba tanto como antes y a Koni los árboles le crecían un poco torcidos. Había días incluso en los que la sonrisa no aparecía en su rostro y una ninfa aseguraba haber visto a Darna llorando en el estanque helado. Los habitantes del bosque les intentaron ayudar como pudieron, ¡pero nada funcionaba! Les hablaron de unas estrellas que podían hacer sus sueños realidad, pero tenían que ir mucho más allá de su bosque, al Bosque Blanco de la Vida y eso no era posible porque sus alas se habían gastado con la tristeza. Lo deseaban tanto...    

Un día llegó al bosque un gnomo llamado Momo que hacía tiempo que se había marchado para cruzar las Tierras de la Sabiduría y aprender un montón de cosas nuevas. Todos fueron a recibirle muy contentos con su regreso y le prepararon una gran fiesta donde todos disfrutaban. 

Bueno, todos no, Koni y Darna estaban sentados en un rincón con los ojos tristes. El gnomo los vio, los miró un rato y después de pensarlo un poco se acercó a ellos. Les preguntó: 

-”Alegre Koni y dulce Darna, ¿no estáis contentos con mi regreso? ¿Hay alguna cosa que hice mal y os molesta? ¿Hay algo que os preocupa enormemente?”

Koni y Darna se miraron en silencio, tragaron saliva para que las lágrimas no salieran y le explicaron a Momo su dolor y tristeza. Él los escuchó atentamente y les dijo que podría ayudarles, pero debían salir del bosque. Ellos se pusieron muy contentos y a la vez tristes porque otra vez se les rompían los sueños. No podían volar… pero entonces miraron a Momo y le pidieron si podía ir en su nombre a buscar las estrellas que necesitaban para poder ser felices. 

Momo no se lo pensó ni un segundo y les respondió con un “Sí” lleno de valentía y ganas de aventura. 

Koni y Darna ayudaron a Momo a preparar su viaje. Un elfo llamado Fonte que se enteró de esta nueva aventura quiso acompañar a Momo  y este lo aceptó encantado, viajar acompañado siempre es mucho mejor. Llenaron su equipaje con los mejores alimentos que pudieran necesitar, con los objetos más variopintos que les serían útiles para su aventura, con purpurina mágica y con toda la esperanza de Koni y Darna metida en un cofre."

Muchas gracias por participar con tu bonito cuento, próximamente volveremos a saber de las aventuras de Momo y Fonte para ayudar a Darna y Koni a conseguir ser padres.

Si quieres contribuir a visibilizar la infertilidad en este blog, puedes enviar un email a Purplehopecloud@gmail.com o un mensaje directo a mi cuenta de Twitter @MiNubeVioleta.

Y para conocer cómo nació esta idea, aquí puedes leerlo.

Muchas gracias por estar ahí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario