jueves, 3 de mayo de 2018

Expresando sentimientos XVI

De nuevo estamos aquí una semana más "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)", con un fragmento de un texto escrito por LocaEspera donde vemos que la dureza de este camino tristemente no siempre acaba con el test positivo.


Unas manos de mujer se posan en su vientre y en el centro hay una margarita
Pixabay.com

MI CARICIA A LA MATERNIDAD 

"Y llegó el gran día, el día de la prueba de sangre, esa que te dirá si estás o no en embarazo! Con tanta ilusión, pero tratando de pegar los pies en la tierra, fui al laboratorio, mi estómago revoloteaba de nerviosismo, tenía todos los síntomas de una menstruación, lo que me aterrizaba aún más, pero mi amiga pasó por lo mismo y estaba embarazada de un hermoso pequeñín. Listo, sangre en un tubito y a esperar, tic tac, tic tac, los segundos del reloj retumbaban en mi corazón, tic tac, tic tac, que pasen rápido las horas.  Me llamarían, eso me dijeron, pero no sonaba mi teléfono, así que llamé..."Buenas noticias, felicidades, estas embarazada", No lo podía creer, empecé a llorar, de felicidad obviamente, toque el cielo, y no lograba bajarme de ahí. Ahora a esperar la ecografía... Serían dos? mi tía materna tuvo dos, yo podría tener dos... Tic tac, Tic tac, esperar 10 días.

Y llegó el otro gran día, vamos a ver a nuestro bebé, cuatro mujeres en la fría sala de espera escucharon mi experiencia, si se puede, deben estar tranquilas, ¡yo lo logré! Me llaman, voy por Él, me acuesto emocionada y... "El saco no tiene el tamaño que debe tener! Hay que repetir los exámenes de sangre y la ecografía". Se me cae el mundo, se nos cae el mundo. ¿Qué significa esto? ¿Qué repercusiones puede tener?;  me marcho. No puedo volver a donde esas mujeres a bajarles la moral con mis lágrimas. Él es fuerte, pero debe estar destruido. ¿POR QUÉ?, ¿Por qué tocar el cielo para caerme tan rápido? ¿Por qué no creces?, ¿Por qué no te desarrollas?

Después de un mes de controles y exámenes, la noticia final, el embarazo no es viable, no se desarrolló el embrión, en algún momento detuvo su crecimiento, ¡hay que abortar! No puedo contener las lágrimas, y Él aprieta mi mano, tratando de darme fuerzas, se van mis ilusiones, mi sueño, todos los planes realizados en unas semanas son destruidos, aplastados, desmoronados."

Podéis encontrar el relato completo en su blog NarcisaFeliz.com.

Muchas gracias por contribuir con tu sentidas palabras. Deseo, de corazón, que muy pronto lo consigas y puedas abrazar (que no sólo acariciar) la maternidad para toda la vida.

Si quieres colaborar en esta sección y contarnos lo que la infertilidad supone para ti, puedes enviar un email a Purplehopecloud@gmail.com o un mensaje directo a mi cuenta de Twitter @MiNubeVioleta.

Y para conocer cómo surgió la idea y saber más, aquí puedes leerlo.

Muchas gracias por estar ahí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario