jueves, 22 de febrero de 2018

Expresando sentimientos VI


Esta semana en la sección "Expresando sentimientos (sobre infertilidad)" tenemos a Pitxunet del blog Útero Unicornio que nos trae este epifánico relato.

Una mano de bebé agarra una mano adulta
Pixabay.com

DÍA DE MAYO

Mi sobrina acababa de cumplir ocho meses. La tenía en mi regazo. Me miró con esos ojos tan redonditos y asombrados. Sentí una complicidad entre nosotras que no tengo a menudo con los bebés. No se me dan especialmente bien. La última transferencia de embriones hasta la fecha había tenido lugar tres días antes y me había refugiado en casa de mis padres. Sexta transferencia. No quería pensar, no quería acordarme de que por ahora no había ninguna que hubiese funcionado ni por unas semanas ni unos días. Que quizá mi útero era un lugar inhóspito en el que un embrión no querría hacer su nido jamás.
Pero en aquellos momentos mi sobrina me miraba entre curiosa y divertida, con cariño. Yo le devolvía la mirada, pensando lo ricos que debían estar esos mofletes.
La miraba sin sentir ese dolor que nos acecha a veces a las que queremos y no podemos. Esa envidia, de alguna manera, por saber que mi camino era incierto y sin un final claro mientras otras hacía mucho que habían llegado.
Era uno de esos raros momentos en los que mi camino era mío y de nadie más y no me dolían los de los demás. Uno de esos momentos en el que podía respirar. En el que solo sentía cariño y alegría, nada más.
Texto propiedad de @UteroUnicornio


Si queréis contribuir a la sección con tu aportación literaria o artística, sea del tipo que sea, podéis hacerlo enviando un email a Purplehopecloud@gmail.com o mediante mensaje directo a la cuenta de Twitter @MiNubeVioleta.

Y si te apetece descubrir cómo surgió la idea de estos posts, aquí tienes la explicación.

Muchas gracias por estar ahí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario