lunes, 25 de enero de 2016

Cada vez más cerca...

La pasada fue una semana muy dura. Hubo un par de acontecimientos que sucedieron en mi familia y a personas queridas, que me llenaron de tristeza y preocupación. Algunos se resolvieron de la peor manera y solo nos queda asimilarlos y otros parece ser que quedaron en un susto.

A ello se unió que desde mi anterior cita con la clínica en la que comprobaron que mi endometrio estaba en modo soufflé, como dicen mis #ovogirls, (medía 11 mm.) no había recibido noticias. La doctora me informó que midiendo el endometrio de 7 a 15 está perfecto para transferencia.

Pixabay.com

Mi impaciencia me hizo llamar varias veces a la clínica, porque aunque la doctora en la consulta me tranquilizó diciendo que administrando la misma cantidad de Meriestra, el endometrio se mantendría constante hasta el momento de la transferencia, mi experiencia anterior me hacía dudar de ello, ya que en las inseminaciones artificiales también me recetaban la misma cantidad de Meriestra y en la última ocasión mi regla bajó incluso con esta medicación...

Aunque me aseguraron que en el momento en el que nuestra hada-donante comenzase su estimulación me llamarían para comunicármelo, a mí cada día de espera me pesaba como una losa y empezaban a alojarse en mi cabeza miedos, dudas y tonterías como que se hubiesen olvidado de mí y no empezase por despiste... Ains, las de chorradas que me pueden pasar por la cabeza en una espera...

Pues lo mejor para mis nervios sucedió. El teléfono de la clínica debía estar estropeado y no entraban llamadas, se cortaba todo el rato, y los teléfonos móviles desde los que suelen llamar no aceptan llamadas... ¿Qué hago?

Pues hice todo lo que se me ocurrió: Envié un email, un mensaje privado por Twitter, pensé incluso participar en el chat de la clínica (pero no lo hice porque pensé que se me iba a ver demasiado neurótica). Vamos, que si hubiese tenido una manta y azotea en mi piso les mando señales de humo!

Muy amablemente me llamaron desde la clínica en cuanto recibieron mis mensajes y me dijeron que aún estaban esperando que a nuestra donante le bajase la regla para empezar, pero que no me preocupase que mi endometrio estaría bien.

En el momento me quedé tranquila, pero al poco otra vez me pudo la impaciencia, pero no volví a insistir por vergüenza, ¿pero qué iban a hacer? No iban a saber para cuándo esperaba nuestra hada a Caperucita... Además, en el caso de que mi regla apareciese, pues esperaría otro ciclo. ¿Qué es un mes después de casi siete años de búsqueda?

Pues nada, respiré hondo, y decidí no insistir y esperar a la llamada.
Y se produjo el viernes pasado justo cuando salía de trabajar: Nuestra donante había comenzado y en unos ocho días podría ser su punción, pero me dijeron que no me preocupase que dos días antes, cuando estuviese programada, me informarían de ello.

Así que aquí estoy, más feliz que una perdiz y más impaciente que un rinoceronte (si es que son impacientes, jejeje. Vaya rima más mala!)

El sábado fui a buscar algún amuleto para el día de la transferencia, que me parece mentira pensar lo cerca que estamos de ella, y me hice con unas braguitas con el siguiente mensaje: “Follow your dreams”. Espero que nos dé suerte de la buena...


  
Kiabi.com

En cuanto sepa más, os cuento. 
Gracias por estar siempre tan cerca.

8 comentarios:

  1. Entiendo todas tus emociones. Esto está ahí tan cerca que temes que cualquier cosa pueda retrasar lo bueno.
    Pero esto está en marcha. Ya está aquí!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasé unos momentos de muchos nervios, pero ya estoy tranquila.
      Mi mente que tiene esa tendencia insana de ponerse en lo peor y montarse películas inverosímiles!

      Un besazo, preciosa!

      Eliminar
  2. Qué poquito queda ya! Qué alegría! Te comprendo tanto... Yo el día de mi transfer también me cargué de amuletos, mira que nunca los he usado, pero me aferré mucho a ellos. Salió bien ;)
    Te deseo toooda la suerte del mundo! Siéntete embarazada desde el primer momento, habla con tu tripita, hazlo real! Lo será.
    Un besoo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso seguir todos y cada uno de tus consejos y sobre todo porque sé que te funcionó!!!
      Yo tampoco he sido nunca de amuletos, pero últimamente creo que los pensamientos positivos sí que hacen mucho y si un objeto es capaz de darte buen rollo y canalizar esa positividad cada vez que lo mires, bienvenido sea!

      Un abrazote!

      Eliminar
  3. Hola Nube! Te entiendo perfectamente. Cuando llevamos varios tratamientos a nuestras espaldas, las esperas pesan mucho y no se pasa nada bien. Pero mira, al final todo se va poniendo de cara y en unos días tendrás la ansiada transfer que, deseo de todo corazón, te conduzca hacia un embarazo y maternidad muy feliz.

    Ánimo con lo que queda de espera, confía en tu endo y suerte a toneladas!!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras y buenos deseos, reina (tu princesa te ha ascendido en el escalafón real), sigo confiando en mi soufflé y ya hoy queda un día menos!

      Miles de besos y abrazos!

      Eliminar
  4. Ya pasó cariño...
    menudos agobios nos montamos, a veces sin necesidad pero en fín, hay que pasarlos ehhhh
    Y tú ya lo has pasado, así que ahora feliz cual perdiz que ya te queda nadaaaaaaaa
    Vamos, vamos que la conga se anima jejeje

    Un besazo preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mi niña! Es que los nervios me hacen a veces transformarme en una drama queen de mucho cuidao... Por suerte ya pasó mi paranoia y de momento estoy tranquilita.

      Te voy cogiendo de la cintura en la conga!

      Te mando un mogollón de besos, trece ni más ni menos! (Tú ya me entiendes, jejeje...)

      Eliminar