lunes, 25 de enero de 2016

Cada vez más cerca...

La pasada fue una semana muy dura. Hubo un par de acontecimientos que sucedieron en mi familia y a personas queridas, que me llenaron de tristeza y preocupación. Algunos se resolvieron de la peor manera y solo nos queda asimilarlos y otros parece ser que quedaron en un susto.

A ello se unió que desde mi anterior cita con la clínica en la que comprobaron que mi endometrio estaba en modo soufflé, como dicen mis #ovogirls, (medía 11 mm.) no había recibido noticias. La doctora me informó que midiendo el endometrio de 7 a 15 está perfecto para transferencia.

Pixabay.com

Mi impaciencia me hizo llamar varias veces a la clínica, porque aunque la doctora en la consulta me tranquilizó diciendo que administrando la misma cantidad de Meriestra, el endometrio se mantendría constante hasta el momento de la transferencia, mi experiencia anterior me hacía dudar de ello, ya que en las inseminaciones artificiales también me recetaban la misma cantidad de Meriestra y en la última ocasión mi regla bajó incluso con esta medicación...

Aunque me aseguraron que en el momento en el que nuestra hada-donante comenzase su estimulación me llamarían para comunicármelo, a mí cada día de espera me pesaba como una losa y empezaban a alojarse en mi cabeza miedos, dudas y tonterías como que se hubiesen olvidado de mí y no empezase por despiste... Ains, las de chorradas que me pueden pasar por la cabeza en una espera...

Pues lo mejor para mis nervios sucedió. El teléfono de la clínica debía estar estropeado y no entraban llamadas, se cortaba todo el rato, y los teléfonos móviles desde los que suelen llamar no aceptan llamadas... ¿Qué hago?

Pues hice todo lo que se me ocurrió: Envié un email, un mensaje privado por Twitter, pensé incluso participar en el chat de la clínica (pero no lo hice porque pensé que se me iba a ver demasiado neurótica). Vamos, que si hubiese tenido una manta y azotea en mi piso les mando señales de humo!

Muy amablemente me llamaron desde la clínica en cuanto recibieron mis mensajes y me dijeron que aún estaban esperando que a nuestra donante le bajase la regla para empezar, pero que no me preocupase que mi endometrio estaría bien.

En el momento me quedé tranquila, pero al poco otra vez me pudo la impaciencia, pero no volví a insistir por vergüenza, ¿pero qué iban a hacer? No iban a saber para cuándo esperaba nuestra hada a Caperucita... Además, en el caso de que mi regla apareciese, pues esperaría otro ciclo. ¿Qué es un mes después de casi siete años de búsqueda?

Pues nada, respiré hondo, y decidí no insistir y esperar a la llamada.
Y se produjo el viernes pasado justo cuando salía de trabajar: Nuestra donante había comenzado y en unos ocho días podría ser su punción, pero me dijeron que no me preocupase que dos días antes, cuando estuviese programada, me informarían de ello.

Así que aquí estoy, más feliz que una perdiz y más impaciente que un rinoceronte (si es que son impacientes, jejeje. Vaya rima más mala!)

El sábado fui a buscar algún amuleto para el día de la transferencia, que me parece mentira pensar lo cerca que estamos de ella, y me hice con unas braguitas con el siguiente mensaje: “Follow your dreams”. Espero que nos dé suerte de la buena...


  
Kiabi.com

En cuanto sepa más, os cuento. 
Gracias por estar siempre tan cerca.

viernes, 8 de enero de 2016

Comenzó la ovo!

Y llegó el esperado momento de comenzar el que espero sea el último y definitivo tratamiento de reproducción asistida y el que nos haga padres por fin.
Siento que nunca he estado tan cerca, casi puedo tocar mi sueño con los dedos...

Pinterest

Ahora mismo estoy en el punto en que más nervios he tenido de todo el proceso, la próxima será la cita para comprobar si la Meriestra ha hecho su trabajo y mi endometrio está preparado.
Si todo está bien, mi hada donante comenzará su estimulación. 
Me han informado que serán unos diez días hasta su punción y entonces empezará los nervios de verdad... Saber número de ovocitos maduros recuperados, cuántos han fecundado... Uff, me mareo nada más que de pensarlo, ya que en mi FIV tuvimos la mala suerte de no llegar a ese punto apasionante. 

Mejor ir paso a paso para intentar mantener la calma y no caer en la locura, como diría el Gato de Shrek.

Os cuento lo que llevo de tratamiento hasta ahora:

Comenzamos con una prueba de sangre de mi chico para hacerle la serología, ya que desde el comienzo de los tratamientos no le habían pedido ninguna y a mí me pincharon el Decapeptyl a los 18 días de la anterior regla (esta fecha no es exacta, ya que en principio me dijeron que la cita sería como a los 20 días y finalmente me dieron la cita ese día). 
Es una inyección que te ponen en el culete, en mi caso fue en una sola (en algunas clínicas la ponen en dosis semanales o incluso diarias).
La función del Decapeptyl es inhibir el funcionamiento de los ovarios para que no se produzca la ovulación. 

Esta medicación, como todas las que debe tomar la futura mamá, en el caso de mi clínica, se pagan aparte.
Salimos con la receta a la farmacia más cercana y tras abonar los 127€ para hacernos con la caja, volvimos a la clínica y me la administraron.

Después de eso había que esperar a la siguiente regla. Me avisaron que a veces se retrasaba un poco por la medicación administrada y efectivamente, llegó en el día 31 del ciclo cuando normalmente los míos son un poquito más cortos de lo normal, sobre 26 días de media. 

Agradezco mucho este tipo de informaciones, porque en otras circunstancias con retrasos como estos o mucho menores ya estaría mi mente fantaseando con embarazos milagro y la verdad es que ya bastantes veces he caído en la tontería... mejor tener todos los datos sobre la mesa y no pensar en chorradas imposibles en mi caso.

Pues, como os decía, cuando Caperucita hizo su aparición estelar, llamé a la clínica para avisarles, ya que me tenían que dar cita en un día concreto y me dijeron que comenzase con la pauta de administración de la Meriestra.

Aún me quedaba una caja casi entera de mi amiga Meri de la última IA, así que no tuve que comprarla en principio, pero son como 2 o 3€ lo que cuesta la caja (mis compis las #ovogirls me recordaron el precio).

Se podía empezar el primer o segundo día desde que baja la regla y la pauta es la siguiente:
*Ocho días con 1 pastilla cada noche,
*Tres días con 2 pastillas cada noche,
*Siete días con 3 pastillas cada noche.

Entre tanto, el día 16 del ciclo será la cita para comprobar que el endometrio está bien y será entonces a partir de cuando mi hada donante comenzará su estimulación, y eso será el próximo martes, así que no puedo estar más expectante.

Ya os contaré cómo va todo, mientras tanto sigo muy de cerca a Aidni, que justo hoy es su cita!

Por cierto, en su blog también he contado mi "ovoaventura", podéis leerla aquí.

Muchos besos y gracias por acompañarme.