domingo, 13 de diciembre de 2015

Cuarta inseminación artificial

Acabada la gran chapuza, de nuevo los “atajos” no se me daban bien. 

Si mi triquiñuela para comenzar directamente la segunda estimulación por azares del destino no funcionó, esta vez que la dra. Matanueras me hacía el favor de ir rapidito, mi cuerpo dijo que mejor descansar, y de nuevo un quiste funcional me fastidió el plan y me obligó a estar en el banquillo. 

Pinterest.com

Esta vez la ginecóloga que me tocó no me recetó anticonceptivos porque según ella no eran necesarios porque solían desaparecer sin necesidad de recurrir a ellos, así que me fui con el temor de que siguiese allí en el siguiente ciclo.

Otra llantina telefónica por la noticia y por la desconfianza... Pero ahora siento que ese parón era necesario. Gracias a él pude hacer un trabajo personal junto a mi marido de recobrar la confianza. Saqué fuera todos los sentimientos más oscuros que tenía sobre mí misma y al compartirlos con él me sentí mucho más aliviada. Fue el momento en que también empecé a abrirme a la #Infertilpandy y a empezar a quererme.

Hice un gran esfuerzo en cambiar el chip hasta el punto que quise creer que bajo la frialdad y el carácter desagradable y áspero de la doctora Matanueras, se escondía una buena profesional, pionera en la disciplina en mi comunidad y con el autolavado de cerebro personal, aprendí a cogerle hasta algo de cariño como para alegrarme de que me tocase ella en las citas posteriores.

Quise ver buena intención en su estrategia de comenzar el siguiente ciclo sin transición y me armé de ilusión por ese último tratamiento, aunque fuese de manera “autoimpuesta”. Sabía que era el último cartucho antes de pasar a FIV, que eso sí que sería “fácil”, pero en aquellos momentos tenía miedo a la hiperestimulación y a la punción y no quería pasar por ese último tratamiento de IA dándolo por perdido desde antes de empezar, no era positivo para nadie y ¿quién sabe? Quizás nuestro bebé naciese gracias a él.

El 28 de mayo de 2015 por fin pudimos empezar de nuevo con el Menopur, siguiendo la pauta de siempre y el 10 de junio fue la inseminación, con el mejor valor de seminograma de nuestra historia 90 millones de soldaditos espartanos espabilados, rápidos y guapísimos dispuestos a conquistar el óvulo. Además la gine que me tocó me dijo que había muy buen moco (lo siento por el factor escatológico) y que todo estaba perfecto para que esta vez saliese todo bien.

Nos ilusionamos más que nunca y pasé la betaespera más dulce de todas, los síntomas (a los que no haré nunca referencia debido a que nunca significaron nada) se duplicaron, el animalito que vive con nosotros me daba lametoncitos en la barriga, cosa que no había hecho hasta entonces, conocidas me preguntaban si estaba embarazada porque me notaban “algo”... En fin, una locura que me hizo creer que esta vez sí que sí, pero como siempre fue no que no.

Por primera vez me bajó la regla antes de dejar la progesterona y la Meriestra incluso. Sueños rotos.

Esta vez mi marido se lo tomó peor por lo buena que había sido su muestra, lo bien que había ido todo supuestamente... y como nos decían que a cada intento se incrementaban las posibilidades y estábamos “perfectos” en el saco del origen desconocido, pues se esperanzó y esta vez me tocó a mí estar más fuerte y poder consolarlo.

Al menos habíamos quemado una etapa necesaria y en la última cita llevamos todos los papeles necesarios para tramitar el paso a FIV, que en el asco hospital no se hacía, sino en una clínica especializada de la capital. 

Investigué y solían dar cita como en mes y medio, tiempo que tardaba la tramitación del expediente, ya que no tienen lista de espera, pero mi marido necesitaba tiempo para recomponerse. Me pidió irnos de vacaciones y retomarlo todo en septiembre. Y así fue, en julio recibí la llamada para ir a la primera cita en la nueva clínica y cogimos fecha el 16 de septiembre. 

Pero esa es otra historia y la cuento aquí.

Hoy estoy a tope de energía positiva porque justo mañana es mi primera cita para comenzar la ovodonación. ¡Deseadme suerte de la buena!

Os quiero.

8 comentarios:

  1. Hola wapi!!! me he sentido muy identificada con todo lo que has contado de tus inseminaciones. En mi caso fueron cinco, todas negativas y esa sensación de creerte embarazada y luego ver otro negativo la conozco muy bien. Esa sensación de salir de la consulta con unos datos estupendos en cuanto muestra de semen y óvulos, que te vas a casa casi en una nube... pero nada. Y luego el trato en la SS... no tiene nombre. A mí la ginecóloga tampoco me mira a la cara... a ver si vamos a ir al mismo hospital? jajajajaja Tampoco me decían nada de mis folículos, pero yo acabé entendiendo su jerga, porque le cantaba a la ATS lo que había en cada ovario.
    Bueno wapa, no me enrollo más, que a partir de ahora todo sea cuesta abajo, sin obstáculos y rodado. Espero ver pronto tu positivo en la #infertilpandy, y aquí por supuesto!!! Besos y fuerza, mucha fuerza!!!

    @dameunpositivo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues casi preferiría que hubiésemos compartido hospital, pero por desgracia no creo que sea un caso aislado en la Seguridad Social...
      Muchísimas gracias por los buenos deseos y espero de corazón que tras dejar tu encargo directamente en París para que no se pierda en el correo en tu próxima FIV la cigüeña te lo traiga por fin!!!

      Besazos!

      Eliminar
  2. Cariñico mío, como tú dices quemasteis una etapa necesaria, después llegó el momento FIV también necesario. Y aunque no ha sido nada fácil el recorrido y las emociones y sentimientos hicieron de las suyas (a parte la Matanueras grrr) ya está tesoro. Ya estáis encaminados hacia buen puerto.
    Todo forma parte de vuestro proceso y sé que ahora te quedas con el crecimiento personal que esto te ha aportado, lo malo ahí se queda pero dejemos paso a lo bueno!
    Y qué te voy a decir!! emocionada de que ya hayáis empezado con ese pinchazo de la felicidad jejeje

    Un abrazo enorme pareja, el sueño (ahora siiiiii) cada día más cerca ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en un rato te toca a tiiiiiiiiii!!! Qué alegría, ojalá cantemos positivo juntas, uff, se me saltan las lágrimas sólo de pensarlo.

      Un abrazo de osa y un besazo de los "apretaos"

      Eliminar
  3. Estoy taaaaan segura de que dentro de nada vamos a cantar todas tu positivo... Cuando pasamos todo esto, es horrible y no vemos salida ni respiro a nuestra angustia, pero dentro de mi algo sigue diciendo que todo pasa por algo y se verá reconoensado. Seguro que sí!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo estar más de acuerdo contigo! Sueño con el día en que todas las chicas de la #Infertilpandy sean mamás y poquito a poco lo vamos a ir consiguiendo!

      Un beso enorme y gracias por pasarte por aquí!

      Eliminar
  4. Todos los éxitos y bendiciones en esta nueva etapa que comenzarás, que llegue tu recompensa después del dolor y lucha, que pronto todo valga la pena, fuerte abrazo cariño!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué vértigo siento, compi!
      Creo que nunca he estado tan emocionada durante los TRA como ahora, tengo mariposillas en el estómago!
      Gracias, bonita. Pronto en vez de de infertilidad estaremos hablando de pañales y temas de bebés con los nuestros en brazos.

      Un besazo!

      Eliminar